“Nuestra imagen es la sencillez”

Lunes, junio 2nd, 2008 at 4:32 pm - 1.143 views.

Y se vuelve a cerrar el ciclo. Se acaba Ser de agua y de nuevo comienza todo. Pero al igual que en pasadas ocasiones, bajo nuevas premisas, aunque con similar disponibilidad de medios que la vez anterior. Las nuevas premisas son, sin duda, las marcadas por el éxito con que se ha cerrado el ciclo pasado, y esa presión invisible y casi ineludible que representa.
El día doce de febrero reciben el premio Ondas al mejor lp del año 92 por Ser de agua, premio importante dentro de la carrera de cualquier grupo nacional, ver link y hacia Abril del año 93, el trío comienza a trabajar en la fase de preparación y maquetación de los temas que pasarían a ser El pan y la sal, ese misterio de lo cotidiano que Presuntos iba a llevar al disco. En esta etapa de la vida del grupo se cruza un nuevo cometa en su firmamento.El nuevo acontecimiento es el embarazo de Sole, que dio a luz a su hija Alba cuando acabaron de maquetar las canciones. Su influencia es evidente, y el primer single del disco, Mi pequeño tesoro, tan sólo es una muestra de ello. Sole dice que estaba «muy embarazada» cuando preparaban los temas, y eso no podía pasar desapercibido en un grupo que habla de emociones naturales en sus canciones.
Después de este pequeño paréntesis, más o menos en Navidades del mismo año, se entra en los estudios AC y, cómo no, en Pertegás, ambos en Valencia, para preparar las primeras grabaciones de lo que sería el próximo álbum de Presuntos.

Contrapor

La secuencia referente a la confección es algo más compleja que en Ser de agua, y algo más accidentada también. El día tres de enero del 94 vuelven de nuevo a los Townhouse con Steve a los mandos. Pero antes de revisar el aspecto puramente técnico y musical es obligado hacer referencia a una eventualidad que marcó la grabación del disco.
Esa eventualidad no fue otra que la aparición de los malditos «clics» de fondo, que obligaron a Presuntos a cancelar, a tres días vista, un viaje a Nueva York en el que se pensaba terminar el disco. Esta nueva experiencia se vio abortada por la aparición de los duendes que rondan por el estudio, aunque ahora, por suerte, sí que se pudo dar con la causa. Los dichosos «clics» aparecieron debido a un posible fallo en el formateado de las cintas. Y es que a veces, al trabajar con tecnología digital, surgen estos fallos que son mucho más difíciles de detectar que en un proceso analógico. Cuando aparecieron los ruidos, hubo cónclave en el estudio y se decidió que las cintas no salieran de los Townhouse y que allí se «desfaziera el entuerto», ya que allí se había creado. Incluso, se mezcló en los Townhouse. A diferencia de Ser de agua que se hizo en los Olympic.

En las mezclas se aprovechó para estrenar una nueva y enorme mesa digital y computerizada que se estaba instalando en el mejor estudio de los Townhouse, el 1. Mientras Presuntos grababan en otra sala, los obreros trabajaban para situar el nuevo juguete. Cuando acabaron, lo primero que pasó por los circuitos de esa mesa de mezclas fue El pan y la sal. Ventajas de las inconveniencias, que según los implicados, supuso el excelente tratamiento sónico final que se puede apreciar en la grabación: natural, sencillo y brillante, a la vez.

Este post fue creado en la categoría :: El Pan y La Sal (1994), :: Prensa (1994).

Regresar al Inicio

Debes de estar registrado para enviar un comentario

Navigation

Presuntos Implicados - Nueva Etapa

Estamos seguros que estas aqui, porque como a nosotros la música del grupo the ha acompañado en momentos importantes de tu vida.
Bienvenido

Repasa la historia del grupo, comparte el presente de la banda y escribe el devenir con Juan Luis, Lydia y Nacho...Una nueva etapa!
Presuntos Implicados

Comments